¿Sabes qué es el photoaging? Esta rutina para pieles maduras te interesa:

¿Sabías que el 80% del envejecimiento de la piel es causado por la exposición solar? A este proceso lo llamamos fotoenvejecimiento, o photoaging, y muy probablemente ya hayas notado algunas de sus principales consecuencias. Arrugas, manchas en la piel, pérdida de luminosidad… Todas ellas (y muchas más) son causadas en gran parte por exponernos al sol sin una protección adecuada. Si quieres revertir los signos de la edad en tu piel (y seguir disfrutando de los días soleados) apunta esta rutina específicamente diseñada para combatir los signos del fotoenvejecimiento. ¡Atenta!

1. El primer paso: una buena limpieza.

Realizar una limpieza adecuada es clave para crear una base sobre la que actúe el tratamiento. Siempre será el primer paso, tanto por la mañana como por la noche. A primera hora, ayuda a retirar el sebo y la suciedad acumulados durante la noche, y, al final del día, eliminará los restos de maquillaje y polución presentes en nuestra piel.

Aunque sepamos la teoría, en el momento de llevarlo a la práctica a veces nos da un poco de pereza. Para ponértelo un poquito más fácil, puedes limpiar tu rostro con ISDIN Micellar Solution, un agua micelar que en un solo gesto desmaquilla, limpia, tonifica e hidrata en profundidad tu piel. 

2. Descongestiona tu mirada:

Ahora que tu piel está lista para el tratamiento, llega el segundo paso: el contorno de ojos. Sí, lo has leído bien. El contorno de ojos debe ser el segundo paso de tu rutina por una sencilla razón: la piel de tus párpados y ojeras es mucho más fina y delicada que la del resto del rostro. Aplicando primero un producto específico para el cuidado de esta zona, evitamos que entre en contacto con formulaciones demasiado densas para esta área tan sensible.

¿Sufres de bolsas y/o ojeras? K-Ox Eyes es el contorno de ojos para ti. Su fórmula con vitamina K-óxido y ácido hialurónico aclara el color de las ojeras, disminuye el volumen de las bolsas, restaura la elasticidad de la piel y mejora las líneas de expresión. Además, aporta un efecto frío gracias a su aplicador cerámico, que ayuda a descongestionar la zona.

3. Llega el momento del sérum:

Si te estás saltando este paso, piénsatelo dos veces. Los sérums son soluciones de ingredientes en muy alta concentración. Lo más habitual es que su textura sea ligera para que se absorban rápidamente. ¿Su objetivo? Tratar determinadas necesidades específicas de nuestra piel de manera intensiva.

Según nuestras preocupaciones, hay múltiples sérums que podemos utilizar. Si te preocupan las líneas de expresión y quieres recuperar la luminosidad de tu piel, las ampollas Isdinceutics Flavo-C Ultraglican, con una avanzada combinación de antioxidantes e hidratantes, se convertirán en tus mejores aliadas. 

4. Hidratación: combate la pérdida de firmeza:

Una de las consecuencias del daño solar acumulado en nuestra piel es la deshidratación: la exposición solar provoca la pérdida de agua transepidérmica, que se agudiza con el paso de los años. El cuarto paso de la rutina es clave para recuperar esta hidratación y sellar los ingredientes concentrados que hemos aplicado previamente. Además, podemos aprovechar para incorporar nuevos ingredientes a nuestra rutina que nos ayudarán a tratar otros aspectos de nuestra piel.

Arrugas, falta de hidratación, pérdida de elasticidad y firmeza de la piel … ¿Te suenan? Son algunas de las preocupaciones más comunes de las pieles maduras. Hay muchos factores que pueden acelerar este fotoenvejecimiento. Uno de ellos es el daño producido por los productos de glicación avanzada. La glicación es el proceso por el que la glucosa daña las proteínas que aportan firmeza y elasticidad a nuestra piel. La carnosina es el ingrediente clave para combatir este proceso, y el uso continuado de una crema hidratante diaria como Isdinceutics A.G.E. Reverse Day ayuda a redefinir y remodelar el óvalo facial gracias al tripeptid complex. Además de carnosina, en su formulación encontrarás Exo-P, que forma un escudo protector contra la polución, y ácido hialurónico reticulado que aportará hidratación a la piel.

5. Sella tu rutina y protege tu rostro:

La fotoprotección es el paso imprescindible de toda rutina de cuidado facial. Como sabes, la mayor parte del envejecimiento de la piel es a causa de la exposición al sol. Para combatir el fotoenvejecimiento (o photoaging), lo más importante es la prevención. Si, además, incluimos ingredientes reparadores en este último paso, la rutina será mucho más completa. 

El nuevo lanzamiento de ISDIN, Age Repair Color, tiene todos los beneficios del Age Repair original (protege, repara y revierte) y añade un ligero toque de color a tu rostro para un efecto buena cara. Te contamos más sobre su fórmula completa que combina alta dermocosmética con fotoprotección:

  • Protege: con alta protección UVB/UVA SPF 50 y antipolución.
  • Repara: el daño acumulado a nivel celular.
  • Revierte: los signos visibles del fotoenvejecimiento.

Esta triple acción antifotoenvejecimiento se debe a ingredientes como DNA Repairsomes®, una enzima reparadora encapsulada en liposomas que contribuye a la reparación del daño solar acumulado a nivel celular; collagen booster peptide, que estimula al fibroblasto para que aumente la síntesis de colágeno aportando volumen y firmeza a la piel y péptido Q10, que favorece la estimulación de la síntesis propia de la coenzima Q10, mejorando la luminosidad de la piel.

En resumen: una buena rutina facial, adaptada a tus necesidades, será la clave para combatir el fotoenvejecimiento y lucir una piel saludable.. 

¡Descubre tu rutina facial personalizada y empieza a cuidar tu piel!

¿Tienes dudas o comentarios? Escríbenos a consumercare.es@isdin.com indicando el título del artículo en el asunto y te responderemos lo antes posible. ¡Muchas gracias!