¿Tienes entre 20 y 30 años? Esta es tu rutina de belleza

Los 20 son para disfrutar. Es la década para exprimir tu tiempo: viajar, explorar, sumergirte en nuevos proyectos, empezar aventuras emocionantes, conocer gente nueva, probar, fallar, volverlo a intentar, aprender muchísimo sobre ti mismo y dedicarte tiempo. Si quieres empezar a cuidarte, ¡esta guía es para ti! Vive todos estos momentos en tu mejor piel.

Cómo cuidar tu piel a los 25 años

Quizás no hayas prestado atención a tu piel hasta ahora o puede que, por el contrario, conozcas de pe a pa todas las tendencias beauty del momento para que tu piel sea todo glow. Sea cual sea tu punto de partida, te explicamos por donde empezar; los 4 pilares que debe seguir una rutina del cuidado de la piel según tu edad, 20-30, enfocada a la prevención: limpieza, hidratación, protección solar y un estilo de vida saludable. 

Es el mejor momento para empezar a cuidar tu piel. Los hábitos que empieces ahora te servirán para toda la vida.

Paso 1. Limpieza

¿Desmaquillas y limpias tu rostro cada día? Usar toallitas desmaquillantes puede ser una opción en determinados momentos, ¡pero no es suficiente!. Aunque te de pereza, desmaquilla y limpia tu rostro antes de irte a dormir. Es importante retirar las impurezas que se acumulan a lo largo del día en tu piel, aunque no te hayas maquillado, para que el resto de la rutina haga la acción deseada. Por la mañana ayudará a eliminar el sebo producido durante la noche y los restos de cosméticos aplicados. Mantener la piel limpia es fundamental para que esté sana. ¡Y una piel sana es una bonita!

Limpia tu rostro 2 veces al día con un limpiador suave como Micellar Solution.


Paso 2. Hidratación 

La hidratación, el pilar fundamental de tu rutina. En una piel joven como la tuya el contenido de agua en la capa más superficial de la piel –capa córnea– es superior al 10-20% del contenido total de agua en el resto del organismo. La piel mantiene la hidratación, su humedad, por el agua procedente de las capas inferiores –agua transepidérmica–. Si el contenido de agua en la capa córnea es inferior al 10%, la piel se vuelve frágil, áspera y apagada. Las líneas de expresión son más visibles y el proceso de renovación de la piel disminuye, la piel se muestra áspera y descamada. La función barrera se altera y perdemos la resistencia natural de la piel frente a factores externos como el clima, la radiación solar o la polución. 

Mantener la piel hidratada es clave para tener una piel elástica y luminosa. En una piel deshidratada el agua no se retiene y se evapora. Como resultado, la piel se vuelve seca, pierde flexibilidad y luminosidad. Si la hidratas a diario, verás como recuperas todo su glow.

Después de la limpieza aplica un sérum hidratante como Hyaluronic Concentrate, a base de ácido hialurónico puro, para hidratar tu piel en profundidad y darle luminosidad. Además de ácido hialurónico, contiene un complejo de activos que ayudan a prevenir los primeros signos de la edad y a disminuir los poros. ¡todo ello con una textura aqua-gel de acabado satinado!


Leer más:
¿Para qué sirve el ácido hialurónico?

Paso 3. Protección solar

¡La protección solar es un must! Recuerdas la frase: ¿más vale prevenir que curar? El sol es el enemigo principal de tu piel en verano, pero ¿sabías que afecta a tu piel todos los días del año? La radiación UVB causa quemaduras solares, pero la radiación UVA es responsable de su envejecimiento prematuro. La exposición diaria a la radiación solar acelera la aparición de signos de la edad en la piel. Aunque ahora no veas sus efectos, ¡en unos años agradecerás haber incluido este producto en tu rutina cosmética! Usar un fotoprotector a diario es el mejor tratamiento para prevenir el envejecimiento de la piel.

Termina tu rutina de día con un protector solar que se adapte a tus necesidades. Fusion Water Urban para proteger tu piel en la ciudad, Fusion Water si practicas actividades al aire libre y Fusion Water Color si lo que buscas es un efecto buena cara al momento y unir fotoprotección y maquillaje en un solo paso.

Paso 4. Estilo de vida

Tu estilo de vida tiene mucho que ver con tu piel. Para empezar a cuidar tu piel, mejora tus hábitos y construye un estilo de vida saludable.

Relájate y disfruta. Estás viviendo los mejores años de tu vida, pero es normal no tenerlo todo controlado. Intenta mantener a raya el estrés. Lo que nos ocurre a nivel emocional se manifiesta muchas veces en la piel: estar relajado, de buen humor… también se refleja en tu piel: ¡estarás radiante! 

Activa tu cuerpo. El deporte estimula la circulación y hace que la piel pueda recibir más oxígeno y nutrientes. ¿Dejaste de practicar deporte durante la universidad? ¿Has empezado a trabajar y sientes que no tienes tiempo para ir al gimnasio? ¡Es momento de retomarlo! No hay excusas. Estar en forma nunca será tan fácil como ahora y te sentirás como nunca. Puedes practicar muchas actividades que te ayudarán a mantenerte activo, además, puede ser una excusa perfecta para pasar más tiempo con amigos.

Cuida tu alimentación. Lo que comes tiene un impacto en tu piel. ¿Sufres de acné? El consumo excesivo de azúcar, harinas blancas o refinadas y lácteos desnatados se relacionan con una mayor presencia de acné. ¡Cuida lo que comes! ¿Estás pensando en apuntarte en aquel curso de batchcooking que viste? Puede ser una buena idea para empezar 😉

Descansa. No te olvides de cuidarte; tener tiempo para ti también significa parar y descansar cuando es necesario. Duerme por lo menos 7 horas diarias, lo verás reflejado en tu salud general, ¡y en tu piel!

Referencias:
Joseph Fowler et al (2012) Understanding the Role of Natural Moisturizing Factor in Skin Hydration. PRACTICAL DERMATOLOGY.
Farage MA, et al. Sensitive Skin in China. 2012

¿Tienes dudas o comentarios en relación a este artículo? Escríbenos a consumercare.es@isdin.com y te responderemos lo antes posible. ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
You voted 5, 4 días ago.
Please wait...