¿El estrés afecta a la piel?

Somos conscientes del impacto que puede tener el estrés en nuestra salud general, pero… ¿sabías que las emociones también se reflejan en nuestra piel? Andrea Combalia, dermatóloga y fundadora de la revista digital Piel sana in corpore sano, nos contó ayer, durante un directo de Instagram organizado por ISDIN, cómo se manifiesta el estrés en la piel y cómo podemos cuidarla estos días.

¿Te lo perdiste? Puedes escuchar el audio del directo a continuación:

 

La relación entre la piel y el estrés

La piel y el sistema nervioso tienen un origen embrionario común: el ectodermo. Al estar tan estrechamente relacionados, lo que nos ocurre a nivel emocional se manifiesta muchas veces también en la piel. Cuando estamos estresados es posible que aparezca acné, eczemas, picores…. o que se agraven las enfermedades de la piel preexistentes, como la dermatitis atópica, la psoriasis o la dermatitis seborreica. Sin embargo, cuando estamos relajados y nos sentimos bien, el estado de nuestra piel suele mejorar.

 

Cómo afecta la situación que estamos viviendo a nuestra piel

Las circunstancias que estamos viviendo estos días pueden causar un estrés interno importante que eleva nuestros niveles de cortisol. El estrés altera el equilibrio de la piel. Tiende a acentuar las características de nuestro tipo de piel y, en el caso de padecer alguna enfermedad tópica, puede manifestarse más.

“El estrés altera el equilibrio de la piel. Tiende a acentuar las características de nuestro tipo de piel y, en el caso de padecer alguna enfermedad tópica, puede manifestarse más.”

Las pieles secas, con eczemas y que se irritan con facilidad, pueden presentar más irritaciones de lo habitual.

Las pieles grasas, con tendencia acneica, pueden aumentar la secreción de grasa y facilitar la aparición de granitos.

Las personas que tengan tendencia a sufrir psoriasis o dermatitis atópica pueden tener más brotes durante estos días, notar la piel más seca, irritada y más sensible.

Los picores también se asocian mucho a períodos de estrés. Incluso la caída del cabello, que puede ocurrir unos tres meses más tarde.

Por estos motivos, estos días tenemos que estar muy atentos a nuestra piel, escuchar nuestro cuerpo y dedicar unos minutos al día a cuidarnos.

 

Las emociones como estar de buen humor y relajado también afectan a la piel 

Cuando estás contento tu piel también responde a este estímulo. Brilla más. Por eso la expresión: ¡estás radiante! La piel lo nota. Los niveles de hormonas como la oxitocina aumentan, mientras que el nivel de cortisol disminuye.

Tenemos que intentar encontrar esta actitud positiva y evitar centrarnos en actitudes negativas.

 

“Cuando estás contento tu piel también responde a este estímulo. Brilla más. Por eso la expresión: ¡estás radiante!”

 

Cómo puedo intentar reducir el impacto del estrés en la piel

Si ves que realmente las noticias de estos días te afectan, trata de reducir el tiempo que destinas a informarte. Intenta encontrar momentos de desconexión, ver películas, series o seguir personas que te aporten positivismo. Nos tenemos que permitir sentir tristeza, dolor y estrés en determinadas situaciones, pero no tenemos que dejar que nos invadan los sentimientos negativos.

Tener una buena alimentación también es muy importante. Estos días es fácil dejarnos llevar y no cuidar tanto nuestra dieta. Los cambios de alimentación se manifiestan en nuestra piel. Es aconsejable reducir el consumo de azúcar y productos lácteos.

 Organiza tu día. Busca un rato para leer, estudiar, trabajar. Otro para practicar ejercicio. Intenta dormir bien. Y, sobre todo, ¡busca un momento para mimarte y cuidar tu piel! Sigue una rutina de limpieza e hidratación adecuada a tu tipo de piel (grasa, sensible, con dermatitis seborreica…) para mantenerla controlada. Si actúas proactivamente y la cuidas a diario, verás que logras controlarla.

“Sigue una rutina de limpieza e hidratación adecuada a tu tipo de piel para mantenerla controlada. Si actúas proactivamente y la cuidas a diario, verás que logras controlarla.”

 

Cómo debemos cuidar nuestra piel estos días

Si ya tienes una rutina de cuidado, sigue con ella. Que no te dé pereza por el hecho de estar en casa.
Para los que siempre dicen que no tienen tiempo para cuidarse, ahora es el momento. No hay excusas. Los productos serán distintos según tu tipo de piel. Lo que es invariable es la higiene: lavar la cara mañana y noche, y relavar si nos la tocamos con las manos sucias.

 

 

En pieles grasas, usa limpiadores tipo espuma o gel que retiren el exceso de sebo. Aplica una hidratación ligera que contenga ingredientes que regulen la secreción de grasa. Además, puedes añadir activos como el ácido glicólico por las noches, para reducir imperfecciones.

En pieles sensibles, evita productos que irriten la piel y ocasionen brotes.

En pieles con tendencia a la dermatitis seborreica, limpia el rostro mañana y noche y aplica emolientes que regulen la descamación, los picores y las rojeces.

No te maquilles estos días. Deja que tu piel se sienta libre y no apliques productos innecesarios. Es momento de dar un descanso a tu piel.

Si te preocupan las manchas, las primeras líneas de expresión o la falta de luminosidad, ahora es un buen momento para introducir rutinas antimanchas y antioxidantes. Tenemos el tiempo para aplicarlas correctamente y ver sus efectos.

“Si te preocupan las manchas, las primeras líneas de expresión o la falta de luminosidad, ahora es un buen momento para introducir rutinas antimanchas y antioxidantes. Tenemos el tiempo para aplicarlas correctamente y ver sus efectos.”

 

Qué hace Andrea Combalia para cuidar su piel estos días y reducir el efecto del estrés 

Andrea Combalia nos explicó que, como personal sanitario trabajando en primera línea estos días, tiene un nivel alto de estrés. No tiene tanto tiempo libre en casa, pero el que tiene, lo aprovecha para practicar yoga, una de sus grandes aficiones que ahora ha convertido también en profesión.

En cuanto a la piel, está dando un descanso total al maquillaje. Su rutina se basa en una buena higiene facial mañana y noche. Hidratación por la mañana y un producto activo por la noche, en estos momentos ácido glicólico. Una rutina sencilla y efectiva.

¿Tienes dudas o comentarios en relación a este artículo? Escríbenos a consumercare.es@isdin.com y te responderemos lo antes posible. ¡Muchas gracias!

Rating: 3.0/5. From 1 vote.
You voted 5, 4 meses ago.
Please wait...