¡Prepara la piel para el verano! Los 4 hábitos que debes seguir antes de disfrutar del sol

Llega el calor, y con él (al fin) se alargan las horas de sol. Todos tenemos ganas de sobremesas con amigos, de picnics en la montaña y excursiones en familia. Al final, la exposición solar es muy beneficiosa para nuestra salud: no sólo mejora nuestro estado de ánimo, también estimula la síntesis de vitamina D y ayuda en la mejora de algunas patologías dérmicas. No obstante, para disfrutar del sol de manera segura siempre debemos mantener unos buenos hábitos de protección solar a diario (y no solo cuando vamos a la playa).

¿Por qué es importante preparar la piel para el sol?

Tras los meses de frío, nuestra piel está más sensible al daño solar de lo habitual. Esto se debe, sencillamente, a que lleva tiempo sin recibir el impacto de la radiación solar. Cuando exponemos nuestra piel al sol, estimulamos la producción de melanina, que es uno de los mecanismos naturales de protección de nuestra piel (¡aunque estar bronceado no es excusa para dejar la fotoprotección de lado!).

Habrás notado cómo al principio de la temporada de sol tu piel es más sensible a enrojecerse y a sufrir quemaduras solares. Prevenirlo es tan sencillo como seguir algunos pasos para asegurar que tu piel está reforzada. Apunta estos 4 consejos cómo preparar la piel para el bronceado y protegerla de la exposición solar:

1. Hidrata tu cuerpo (especialmente su interior)

Utilizar cremas hidratantes para cuidar nuestra piel de forma tópica es muy recomendable, pero con eso no es suficiente. Para asegurar que nuestra piel recibe la hidratación que necesita, no debes esperar a tener sed para beber agua. Así, mantendrás tu piel sana, flexible y con unos niveles de hidratación adecuados.

Lo más difícil es convertir este hecho en un hábito, lo sabemos, pero solo con realizar pequeños cambios lo conseguirás en un abrir y cerrar de ojos. Mantén cerca tuyo una botella de agua a todas horas (sí, en la oficina, en el sofá, al lado de la cama… ¡a todas horas y en todas partes!) y acostúmbrate a beber un par de sorbitos cada hora. Así también podrás asegurarte que bebes los dos litros de agua al día recomendados. Puede parecer un cambio insignificante, pero créenos, ¡tu piel lo agradecerá!

2. Somos lo que comemos

¿Sabías que los alimentos que consumimos influyen en el envejecimiento cutáneo? Si quieres mantener una piel con aspecto joven y radiante, apunta: las dietas ricas en antioxidantes pueden ralentizar los signos del envejecimiento. Incrementar nuestro consumo de antioxidantes es tan sencillo como incluir frutas y verduras ricas en antioxidantes, vitamina C y betacarotenos. Piensa en naranjas, zanahorias, kiwis, brócoli, cerezas o pimiento, por ejemplo. Además, una ingesta alta de verduras, aceite de oliva y legumbres se ha demostrado que ayuda a proteger contra el daño actínico cutáneo. El daño actínico es la acumulación del daño del ADN que sufren las células, provocado por la exposición al sol, y puede desencadenar lesiones precancerosas como la queratosis actínica.

3. La clave: una exposición gradual y siempre con protección

Los primeros días de sol es normal que lo que más te apetezca es salir a disfrutarlo. Tras tantos días de frío, ¿a quién no le gusta notar los calurosos rayos en la piel? Como hemos comentado al principio, es en este momento cuando debes recordar que tu piel está en el momento más sensible a la radiación solar y por eso debes realizar una exposición gradual al sol. ¿Cómo?

  1. Utiliza siempre protección solar en las zonas que estén expuestas al sol.
  2. Evita tomar el sol durante las horas centrales del día.
  3. Poco a poco puedes incrementar las horas seguidas que pasas bajo el sol.

Así, conseguirás un bronceado gradual y duradero. Si quieres, para lograr ese efecto buena cara que tanto deseamos, puedes utilizar un fotoprotector con color como Fusion Water Color, el último lanzamiento de ISDIN.

Claves de Age Repair Color:

✓ Protección solar facial con color.

✓ Tres tonos a elegir.

✓ Ultraligero.

✓ Rápida absorción. ✓ De uso diario. ✓ Unifica el tono y disimula imperfecciones.

✓ Acabado natural. ✓ Efecto buena cara.

4. Protégete los 365 días del año

No nos cansamos de repetirlo: usar protección solar a diario es clave para evitar el fotoenvejecimiento y cuidar nuestra piel. Hay quien piensa que, una vez se adquiere cierto bronceado, no es necesario protegerse tanto, pero nada más lejos de la realidad.

Para mantener la piel a salvo de posibles manchas, arrugas o sensación de deshidratación, es importante seguir también ciertos cuidados que ayuden a calmar tu piel y a repararla tras la exposición al sol. En este sentido, Ureadin Lotion 10 es una loción corporal ultrahidratante y de rápida absorción que te ayudará a mantener la piel protegida y cuidada tras una exposición prolongada. ISDIN After Sun Lotion también es una muy buena opción para calmar y refrescar la piel.. Además, ¡prolonga el bronceado!

En resumen, para preparar tu piel antes de tomar el sol hay cuatro claves que no puedes olvidar: hidrata tu piel desde el interior, no te olvides de tu alimentación, realiza una exposición gradual al sol y no te olvides de fotoprotegerte ¡todos los días del año!

¿Tu también tienes #ganasdesol? Descubre el fotoprotector ISDIN para ti.


Referencias
Jean Krutmann, Anne Bouloc, Gabrielle Sore, Bruno A. Bernard, Thierry Passeron, The skin aging exposome, Journal of Dermatological Science, Volume 85, Issue 3, 2017,Pages 152-161
Granger, C., Aladren, S., Delgado, J. et al. Prospective Evaluation of the Efficacy of a Food Supplement in Increasing Photoprotection and Improving Selective Markers Related to Skin Photo-Ageing. Dermatol Ther (Heidelb) 10, 163–178 (2020).

¿Tienes dudas o comentarios? Escríbenos a consumercare.es@isdin.com indicando el título del artículo en el asunto y te responderemos lo antes posible. ¡Muchas gracias!