¿Encías inflamadas y sangrantes? Causas, soluciones y hábitos para prevenirlas

¿A quién no se le han inflamado o incluso le han sangrado las encías alguna vez? Todos, en algún momento, hemos sentido molestias en esta zona tan delicada que se encarga de sujetar algo tan vital para nuestro bienestar como son los dientes.

Pero, ¿a qué se debe la inflamación de las encías? ¿Cuáles son las causas? Y, sobre todo, ¿cómo podemos evitar que la inflamación vaya a más y provoque sangrado? Aquí tienes nuestra propuesta para conocer los cuidados que requiere esta importantísima zona de nuestra boca.

¿Qué causa la inflamación de las encías?

Las encías inflamadas son una afección muy común que puede aparecer en áreas muy localizadas de la boca o extenderse de forma generalizada por el tejido. Los motivos de esta inflamación es la infección de la encía como consecuencia de la persistencia de placa dental, consecuencia de una mala higiene. En caso de que persista en el tiempo, produce la periodontitis, que puede destruir el hueso que sostiene la dentadura.

 Estas son algunas de las razones más comunes de la inflamación de encías:Restos de alimentos entre encías y dientes que no se eliminan adecuadamente con una higiene diaria..

  • Efectos secundarios de un medicamento.
  • Prótesis o aparato dental mal ajustado.
  • Infección eventual debido a un virus o un hongo.
  • Alteración alimentaria o nutricional.
  • Efectos del embarazo.

La inflamación de las encías es un síntoma de gingivitis que asocia además enrojecimiento y sangrado de la encía. Si la gingivitis persiste, las encías se retraen y pueden afectar al hueso que soporta al diente y puede conducir a la caída del diente. Esto es la denominada periodontitis.

¿Por qué sangran las encías?

Cuando la encía se inflama, pueden aparecer episodios de sangrado de encías, tanto durante el cepillado o al usar hilo dental como de manera espontánea. Antes de que esto suceda, es importante reducir la inflamación para que las encías recuperen su estado normal. Eso sí, si se trata de sangrados habituales, abundantes o extendidos, puede haber algo más, como la gingivitis y la periodontitis, dos afecciones periodontales bastante frecuentes. Ten en cuenta, además, que no presentar sangrado no significa que uno no tenga un problema en las encías —en el caso de los fumadores, por ejemplo, la nicotina restringe el flujo sanguíneo—, así que es fundamental hacerse una limpieza profesional todos los años.

La acumulación de placa en la línea de la encía puede derivar en gingivitis, que se manifiesta con una inflamación de las encías. Si no se trata, la placa creará un ecosistema microbiano que se adhiere a las encías y acaba afectando negativamente a la salud bucodental, por lo que hay que ofrecer la menor hospitalidad posible a los microorganismos que puedan desequilibrar el ecosistema bucal.

Además, la gingivitis puede ser el inicio de un problema mayor: la periodontitis. Es una inflamación e infección de los ligamentos y huesos que sujetan los dientes y que se produce cuando no se ataja la gingivitis. Esto no solo provoca sensibilidad dental, sino que, a la larga, puede provocar la caída de piezas. Por suerte, hay una serie de pautas para prevenir este problema.

¿Qué puedes hacer para tratar las encías inflamadas y el sangrado de encías?

Nuestra primera recomendación: si la inflamación dura más de dos semanas, acude a un especialista. Tu dentista te dará un diagnóstico preciso y te prescribirá el tratamiento adecuado, que deberás seguir meticulosamente.

Sepas cuál es el origen de la inflamación o no, empieza por reforzar tu higiene bucodental diaria. Para ello, es fundamental realizar una buena técnica de cepillado, además de usar hilo dental. Asegúrate de utilizar pastas dentífricas y colutorios con acción antiplaca, antimicrobiana y antiinflamatoria que, además, favorezcan la regeneración de la encía debilitada. Te sugerimos que busques una opción capaz de combatir las bacterias que se acumulan entre los dientes y las encías, y que acaban formando la placa bacteriana.

La gama Bexident Encías Uso Diario de ISDIN está especialmente indicada para ayudar a prevenir el sangrado y la inflamación de las encías gracias a su capacidad de inhibir la formación de biofilm (triple acción antiplaca) y su acción antimicrobiana. El uso combinado de la pasta dentífrica y el colutorio Bexident te protegerá de forma continuada, e inhibirá la formación de biofilm, gracias a sus propiedades antimicrobianas, regeneradoras, antioxidantes y remineralizantes. Completa la limpieza con el hilo dental para liberar de restos de comida las zonas más inaccesibles.

Cuidados y prevención, una cuestión de hábitos

Recuerda que nuestros hábitos diarios pueden tener un impacto muy significativo sobre nuestra salud y cuidar tus encías es una manera de prevenir que se inflamen, además de una oportunidad para mejorar  tu bienestar general. Aquí tienes una serie de hábitos beneficiosos para el cuidado de tus encías (y también para el resto de tu organismo):

  • Cepíllate los dientes después de cada comida y cambia el cepillo cada tres meses. 
  • Acostúmbrate a utilizar el hilo dental al menos una vez al día.
  • Visita regularmente a tu dentista, como mínimo una vez al año (y sigue sus indicaciones).
  • Refuerza tu higiene diaria con productos adecuados para tu estado de salud bucodental.
  • Sigue una dieta sana y equilibrada que incluya frutas, verduras y alimentos ricos en vitaminas  A, B, C y D. 
  • Modera el consumo de azúcar y de alcohol.
  • Seguro que ya lo sabes, pero siempre es bueno recordarlo: fumar es especialmente dañino para las encías (y para la salud en general).

Disfrutar de unas encías sanas es fundamental para preservar la salud de tu boca, ¡y mostrar tu mejor sonrisa!

¿Tienes dudas o comentarios? Escríbenos a consumercare.es@isdin.com indicando el título del artículo en el asunto y te responderemos lo antes posible. ¡Muchas gracias!