Granos, puntos negros e imperfecciones: cómo ayudar a evitarlos y reducirlos

Ya sea en forma de puntos negros, espinillas o granos, las imperfecciónes relacionadas con la piel con tendencia acneica son algo muy común (y natural). ¿Si somos tantos, por qué no crear un manual que responda a todas las preguntas sobre ellos? En este artículo queremos contarte todo lo relacionado con el acné: qué es y cómo ayudar a evitarlo. ¡Empezamos!

¿Qué es el acné?

El acné es una enfermedad inflamatoria crónica muy frecuente que afecta al folículo pilosebáceo (que engloba el folículo del pelo y la glándula que produce el sebo). Se  manifiesta principalmente con un exceso de sebo en la piel. El sebo obstruye el poro y se forma el comedón abierto -conocido como punto negro, porque el sebo se oxida en contacto con el aire y se oscurece- o el comedón cerrado -conocido como espinilla-. Existe una bacteria en la piel que en caso de estar en un ambiente rico, se multiplica. Esta bacteria se llama Cutibacterium acnes, el comedón cerrado forma una lesión inflamatoria que identificamos coloquialmente como grano.   

¿Qué es lo que provoca el acné?

Lo primero que debes saber sobre el acné: es multifactorial. ¿Y eso qué significa? Que la aparición del acné se puede deber a diversos factores. Los principales son:

  • Exceso de producción de materia grasa (sebo)
  • Folículos pilosos obstruidos por materia grasa y células muertas de la piel
  • Colonización y proliferación bacteriana.
  • Respuesta inflamatoria 

Luego, existen otros factores que potencian la aparición de granos o comedones. 

· La genética

· El estrés

· Los cambios hormonales

· Una rutina de belleza no adecuada

¿Qué no debes hacer si tienes granos?

  • No hidratar la piel lo suficiente. Que la piel sea grasa no significa que se hidrate sola. De hecho, si no la hidratas correctamente puedes crear el llamado efecto rebote: tu piel activará la creación de grasa porque necesita equilibrarse. Lo que tienes que buscar son texturas y fórmulas que acompañen a tu tipo de piel, como la textura gel. 
  • Presionar los granos. Intenta no caer en la tentación. Al fin y al cabo, nuestras manos están constantemente en contacto con diferentes bacterias del exterior. Si tocamos nuestros granos, podemos trasladarles esa suciedad y… ¡empeorar su estado natural!
  • Evita los cosméticos que aportan grasa. Esto es un must: elige productos que jueguen a favor de tu piel y no en contra. Una rutina con cosméticos no comedogénicos (que no favorecen la aparición de granos) y mineral oil free favorecerá el control de los granos en tu piel.
  • Utilizar más cosméticos de los que deberías. El menos es más se abre paso para mejorar las pieles grasas con tendencia acneica. Estas necesitan una limpieza específica donde la eliminación y control de la grasa no sea agresiva y acabe dañando la barrera protectora de tu piel.

Cómo ayudar a evitar los granos y reducir imperfecciones

Hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a reducir la aparición de granos y comedones. Mejorar tu estilo de vida es uno de ellos, pero los cosméticos que utilizas también tienen un papel muy importante. ¿Lo más importante? Conoce tu piel y déjate asesorar por profesionales.

Sé constante

Limpia tu rostro a diario y ten paciencia. ¡Los granos no desaparecen en un día!

Cuida tu alimentación

Sigue una dieta equilibrada y variada.

Elige una rutina facial para pieles grasas con tendencia acneica

Busca cosméticos no comedogénicos. Esto significa que no favorecen la aparición de granos e imperfecciones. La gama Acniben está especialmente formulada para pieles grasas y con tendencia acneica. Una rutina simple te ayudará a eliminar de tu piel la grasa y aportarle los nutrientes que necesita:

  1. Limpia en profundidad tu piel con un limpiador purificante
  2. Equilibra la producción de sebo y matifica tu piel con una crema hidratante.
  3. Aplica un corrector secante en tus granos puntuales.
  4. No olvides proteger muy bien tu piel del sol con un fotoprotector con un SPF alto, 50. Ayudarás a prevenir las manchas causadas por las imperfecciones.

Visita al dermatólogo y lleva un seguimiento de tu piel

Aprenderás más sobre tu tipo de piel y cuál es el mejor camino para decirle adiós al acné.

Intenta bajar tus niveles de estrés

Ten en cuenta que: el estrés provoca un aumento de secreción sebácea que puede provocar la aparición de granos.

A partir de ahora, podrás empezar a ocuparte de tus granos como se merecen. ¡Y decirles adiós, bye, adieu!

Bibliografía

Acta Dermatovenerol Croat. 2017 Jul;25(2):1133-141. The Impact of Pyschological Stress on Acne. Jović A1, Marinović B, Kostović K, Čeović R, Basta-Juzbašić A, Bukvić Mokos Z.

¿Tienes dudas o comentarios? Escríbenos a consumercare.es@isdin.com indicando el título del artículo en el asunto y te responderemos lo antes posible. ¡Muchas gracias!