¿Te estás causando sin saberlo tus arrugas?

Lectura: 3 minutos

Seguro que si te lo preguntasen, responderías con un rotundo “NO”. ¿Cómo vas a estar causándote tú las arrugas? ¡Faltaría más!

Pues piénsalo otra vez. Quizá no sea una pregunta tan descabellada ya que, en nuestro día a día podemos estar acelerando el proceso de envejecimiento. ¿Quieres conocer algunos trucos para evitar las arrugas? ¡Vamos allá!

Aplicarte crema solar

¿Sabías que la radiación solar causa el 80% del envejecimiento prematuro de la piel? El sol es el primer culpable de que algunas pieles se vean más envejecidas. La mejor crema antiarrugas preventiva es un buen fotoprotector (¡recuerda fotoprotegerte también en invierno!) y hoy en día disponemos de una amplia oferta de productos que, además de protegernos del sol, incorporan agentes antiaging para combatir los signos de la edad. Todo en uno.

 

Cuidar tu dieta

Una alimentación correcta va mucho más allá de mantenerte en tu peso. Los alimentos con un alto contenido en azúcar desencadenan un proceso de glicación en el que sus moléculas atacan a las proteínas presentes en tu piel, entre ellas el colágeno, que es la encargada de mantener la piel firme y sin arrugas. Éste es un proceso que se acentúa con la edad, por lo que se recomienda seguir una alimentación sana y aplicar productos antiglicación que penetren en la piel y reviertan este daño, como nuestra crema A.G.E Reverse de la gama Isdinceutics.

 

No fumar

Que fumar es un mal hábito lo sabemos todos. Se ha demostrado que pone en peligro nuestra salud y que puede acabar causando graves problemas e incluso ciertos tipos de cáncer. Pero no sólo tu sistema respiratorio sufre las consecuencias del tabaquismo: como ya comentamos en otro artículo, tu piel también se resiente. El contacto con el humo destruye el colágeno y el gesto de fumar provoca arrugas en el contorno de los ojos y la boca. ¡Cuídate por dentro y por fuera dejando de fumar!

 

No beber alcohol

Cuando más alcohol bebemos, más deshidratada está nuestra piel. Una piel deshidratada se traduce en una pérdida de firmeza y, poco a poco, esta deshidratación constante puede minar la calidad de tu colágeno. Si a esto le sumamos el hecho de que el alcohol empeora tus niveles de vitamina A (antioxidante clave para la regeneración celular) tenemos una combinación destructora de firmeza muy potente. Además, si se toma con refrescos, el azúcar que estos contienen también empeorará la calidad de nuestra piel así que ¡nada como el agua!

 

Dormir en la posición correcta

Teniendo en cuenta que pasamos un tercio de nuestras vidas durmiendo, es normal que nuestros hábitos nocturnos afecten a nuestra piel. Si eres de dormir boca abajo o de lado tenemos malas noticias para ti: se ha demostrado que dormir con la cara contra la almohada o de lado agrava las arrugas. A no ser que la funda de tu almohada sea de algún tejido tipo satén por el que la cara pueda deslizarse, te recomendamos que te acostumbres a dormir boca arriba.

 

Usar gafas de sol

Usarlas es algo básico para evitar las famosas “patas de gallo”. Cuando estamos expuestos a una luz solar intensa sin gafas de sol, entrecerramos los ojos como acto reflejo y los apretamos con fuerza para no dejar pasar tanta claridad. Estas expresiones empeoran las arrugas faciales, especialmente las de los párpados y el contorno de los ojos. Se recomienda utilizar gafas de sol homologadas y con cristales amplios porque, además de ayudarte con el brillo solar, te protegerán de la radiación ultravioleta. Como un fotoprotector que no pierde efectividad con el tiempo.

 

Desmaquillarte

¿Cuántas veces habrás oído eso de que “irse a dormir sin desmaquillarse es malísimo para la piel”? ¡Pues no han exagerado! La noche es el momento en el que la piel se recupera del estrés al que ha sido sometida durante todo el día: radiación solar, ciertos gestos, radicales libres… por lo que necesitas eliminar todas las impurezas que se han ido acumulando en ella, lleves o no maquillaje. Recuerda utilizar productos que desobstruyan los poros sin resecar, a poder ser con algún agente hidratante complementario. ¡Deja que tu piel respire!

 

No estirar tu piel al maquillarte y desmaquillarte

Cuando utilizas los productos correctos de forma adecuada, estirar la piel es totalmente innecesario. Si no te defiendes bien con el eyeliner sin estirarte el párpado, prueba con otro formato. Si tu desmaquillante no llega a todos los rincones a no ser que estires tu piel, cambia de producto por uno más líquido. Deja de dar tirones a tu piel, ¡no te haces ningún bien y es totalmente innecesario!

¡Evita estos comportamientos y ayudarás a tu piel a mantenerse firme y lisa durante más tiempo! ¿Conocías estos trucos? ¿Conoces alguno más? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Valoración: 3.5/5. De 2 votos.
Has votado 2, hace 1 mes.
Por favor, espera...
Aún no hay comentarios

Escribe un comentario

Los comentarios serán moderados antes de publicar.

*Campos obligatorios.