Estrías en el embarazo: cómo evitarlas y prevenirlas

Los milagros en cosmética no existen. Pero, sí existen productos que mejoran y ayudan a prevenir y reducir las marcas de estiramiento cutáneas que son difíciles de tratar. Este es el caso de las estrías o distensiones en la piel que pueden afectar hasta en un 90% de las mujeres embarazadas.

Pero, ¿qué son exactamente las estrías?

Las estrías cutáneas son rupturas superficiales de la piel (de la elastina y el colágeno) que pueden manifestarse a cualquier edad y en ambos sexos (aunque es más frecuente en las mujeres). Pueden distinguirse dos tipos de estrías según su fase:

1 – Inflamatoria, en la que la estría se encuentra eritematosa, ligeramente violácea o púrpura. Es la llamada estría roja, la cual se puede reducir su progresión y mejorar su aspecto.

2 – Cicatricial, en la que la coloración evoluciona hacia el blanco nacarado, su aspecto definitivo. Es la conocida estría alba, que es muy difícil de tratar.

Las estrías en el embarazo

Las estrías en el embarazo aparecen como resultado del estiramiento de la piel y por el aumento de determinadas hormonas. También la edad, el aumento de peso durante el embarazo o la historia familiar de estrías gravídicas pueden actuar como factores de riesgo en su aparición.

Los efectos estéticos de las estrías pueden impactar negativamente en la calidad de vida de muchas mujeres (más después de dar a luz) y, por ello, es importante conocer las herramientas para ayudar a reducirlas o prevenirlas.

¿Cuándo comienzan a salir las estrías?

No es una ciencia exacta, pero a partir del 2º trimestre, las probabilidades de que las estrías aparezcan en tu cuerpo aumentan. ¿La causa? La tripa comienza a crecer rápidamente por el propio crecimiento de tu bebé.

¿Cómo evitar o prevenir las estrías?

Actualmente no existe un tratamiento totalmente eficaz en la eliminación de las estrías una vez se encuentran en su fase cicatricial. Es decir, una vez que tenemos estrías blancas es muy difícil mejorarlas con cuidados tópicos únicamente. ¿Qué podemos hacer? Consultar con el especialista que nos recomiende técnicas más invasivas para la recuperación de la piel. Una vez realizado el procedimiento podemos mantener la calidad de la piel con productos tópicos específicos antiestrías.

Para evitar las técnicas invasivas, la clave es prevenir la aparición de las estrías con productos que ayudan a mejorar la estructura de la piel y que potencian su elasticidad. De esta manera, la piel presentará una capacidad elástica suficiente para resistir al aumento de volumen y estiramiento, previniendo la aparición de las estrías.

Los datos lo avalan. Un estudio publicado en la revista Piel, realizado por ginecólogos y matronas del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias, ha demostrado que el uso de productos antiestrías, en comparación con el uso de hidratantes o productos no específicos, tiene muchos beneficios: reduce la aparición de estrías gravídicas, disminuye la gravedad de las nuevas estrías y mejora la calidad de vida de las embarazadas.

Parece que, aunque no podamos evitarlas al 100%, la aplicación tópica de cremas antiestrías mejora significativamente su apariencia y evolución. Como la crema antiestrías de ISDIN WOMAN, que ayuda a prevenir y reducir las estrías del embarazo. Con un 89% de ingredientes de origen natural, presenta una textura ligera de fácil absorción y potencia la elasticidad de tu piel a la vez que la hidrata. Además, su perfume suave es ideal para mujeres embarazadas con mayor sensibilidad a los olores.

¡Y recuerda! Durante el embarazo, mímate más que nunca con productos y rutinas que ayuden a cuidar tu piel por fuera y por dentro. 

Referencias

https://www.elsevier.es/es-revista-progresos-obstetricia-ginecologia-151-articulo-epidemiologia-estrias-gravidicas-espana-S0304501314001484
https://emedicine.medscape.com/article/1074868-overview#a5