La piel muy seca y atópica Una condición de vida que va más allá de la piel

Una prevalencia en crecimiento

La piel atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel que se caracteriza por un enrojecimiento y sequedad de la piel que provoca comezón y rascado. Es benigna y no contagiosa.

Es crónica y cada vez más presente. Ha multiplicado su prevalencia por 2 y 3 veces en los últimos 30 años, a causa de factores ambientales y al incremento de productos irritantes.

Cursa en periodos de brote e interbrote. Cuando la enfermedad está en su máxima expresión hablamos de brote; en periodos de remisión, hablamos de interbrote.

Pica hasta la desesperación, se inflama, no sabes cuándo va a aparecer. El niño duerme mal y tiene falta de concentración en el colegio. Las marcas de su piel se ven y los brotes le generan ansiedad. Afecta incluso a los padres, que se sienten impotentes y exhaustos.

Datos sobre la piel atópica

Prevalencia del

5%

en la población

a nivel mundial

Prevalencia del

20%

en niños en

edad escolar

Aparece antes de

1

año en el 60%

de los casos

Aparece entre

0-5

años en el 85%

de los casos

Puede derivar en otros problemas

La piel atópica no es un fenómeno aislado. En ocasiones, puede derivar en otros problemas como el asma y alergias alimentarias y respiratorias.

Al igual que existe atopia en la piel, puede existir una atopia en el sistema respiratorio, que se manifiesta en forma de asma, o una atopía en el tubo digestivo que se presenta en forma de alergia alimentaria. A esto se le llama la marcha atópica.

Hay estudios que demuestran que un niño con una atopia controlada, tiene menos posibilidades que derive en complicaciones de este tipo.

... y un día sin lágrimas es un día más con una sonrisa en el calendario

Y para que cada día sea un buen día, los hábitos diarios también son importantes

El baño, la ropa, la limpieza… Todo puede afectar en cierta manera en la calidad de vida del atópico. Unos sencillos trucos te ayudarán en el cuidado diario de la piel atópica.

1

Baño

El baño es muy necesario pero puede resecar la piel si no se toman ciertas precauciones. Utiliza productos específicos para la piel muy seca o atópica, que no contengan jabón y que eviten que la piel se deshidrate. El baño debe ser corto y el agua tibia-caliente (30º-35º). En niños mayores, es preferible el baño en regadera que en tina. Evita utilizar esponjas o estropajos y frotar la piel

2

Secado

Durante el secado, se debe evitar aumentar la irritación de la dermis. Sécalo suavemente con una toalla de algodón y sin frotar. Presta especial atención con los pliegues.

3

Hidratación

Una correcta hidratación es fundamental en el cuidado de la piel muy seca o atópica, ayuda a reducir el número de brotes y la necesidad de tratamiento médico. Aplica crema emoliente en las zonas más problemáticas y loción hidratante en el resto del cuerpo.

4

Ropa

Debe evitar la lana y ciertas fibras sintéticas. Elija ropa de algodón o lino. Lava la ropa con un detergente suave, enjuaga con abundante agua y evita los suavizantes.

5

En casa

Los alérgenos (como los ácaros del polvo) en casa pueden desencadenar o agravar los brotes atópicos. Ventila a diario la habitación y evita elementos que retienen polvo como las alfombras, peluches y ropa de cama con plumas.

6

En invierno

La piel muy seca o atópica empeora a causa del frío, la baja humedad y la calefacción. Por lo tanto, sus síntomas pueden ser más notorios en esta época. Mantén la temperatura en casa entre 20-22º y presta especial atención en hidratar bien la piel del niño a diario.

7

En verano

La piel muy seca o atópica generalmente mejora con el sol y la playa. Nadar en el mar puede ser muy beneficioso. Ten precaución con el sol y utiliza cremas específicas con FPS 50+. El cloro de las piscinas puede secar la piel. Es recomendable enjuagar la piel con abundante agua inmediatamente después de nadar y aplicar una loción emoliente.

8

Concienciación

Al hacerse tu hijo más mayor, será importante que empiece a tomar control en el manejo de su piel atópica. Enséñale cómo prevenir los brotes, recuérdaselo de forma periódica y ayúdale a controlar la urgencia de rascarse cuando le pique la piel.

www.isdin.com Utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento, para mantener la sesión y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para más información sobre las cookies utilizadas consulta nuestra POLÍTICA DE COOKIES