Todos los productos

¿Qué es una crema corporal y para qué sirve? 

Una crema hidratante corporal es una emulsión de agua y aceite formulada principalmente para mantener la barrera natural de hidratación de la piel del cuerpo. 

La función fisiológica principal de la piel es proteger el cuerpo de los microorganismos y los agentes externos, como el sol, las condiciones climatológicas o la contaminación. Con el paso del tiempo, la producción de lípidos de la piel va disminuyendo, lo que provoca que sea menos capaz de retener la humedad que garantiza que se mantenga hidratada, saludable y en condiciones óptimas. 

Aquí es cuando entra en juego la crema corporal, ya que ayuda a sellar la hidratación de la piel, así como reforzar y mantener en buenas condiciones la función protectora. 

¿Puedo usar crema corporal en el rostro? 

En principio, puedes, pero ten en cuenta que el grosor de la piel varía según la zona del cuerpo y necesita unos cuidados específicos. La piel del rostro es más fina y está más expuesta a los agentes externos durante todo el año, por lo que sufre antes los signos del fotoenvejecimiento. Por esta razón, las cremas faciales incluyen más activos antioxidantes y fotoprotectores que las corporales. 

Además, la piel del cuerpo suele tener menos glándulas sebáceas que la del rostro, por eso tiende a ser más seca. Para combatir esa sequedad, las cremas corporales suelen contener más ingredientes nutritivos.Si las aplicas en el rostro, podrían provocar un efecto rebote: generando una mayor secreción sebácea y grasa. 

Como ves, cada área de la piel es diferente y necesita unos cosméticos adecuados a ella. 

¿Qué crema es buena para la piel del cuerpo? 

En realidad no hay una crema mejor que otra, sino diferentes tipos de piel y necesidades distintas. 

Así pues, una piel normal, sin alteraciones ni problemas cutáneos, necesita una crema hidratante que la mantenga flexible y suave. Ahora bien, si tu piel presenta sensibilidad, picor, irritación o deshidratación extrema, deberás elegir una crema hidratante que, además de aportar hidratación, ayude también a mejorar estos signos. 

Además, según qué zona del cuerpo quieras cuidar, es interesante también elegir una crema específica. Por ejemplo, las manos sufren directamente la acción de los agentes externos, al estar siempre al descubierto. Esto puede traducirse en sequedad, e irritación, por lo que es recomendable usar una crema de manos que ayude a repararlas. 

Lo mismo ocurre con los pies, una zona propensa a la sequedad, las durezas y las callosidades, que también necesita un cuidado especial. 

¿Qué pasa si uso una crema corporal todos los días? 

¡Estarás dándole el mejor de los cuidados a tu piel! 

Usar una crema corporal todos los días ayuda a mantener la hidratación y elasticidad de la piel. También ayuda a suavizar las zonas más ásperas, como los codos y las rodillas, además de evitar la deshidratación y sus manifestaciones: descamación, picor e irritación. 

¿Cómo aplicar correctamente una crema corporal?

Establecer una correcta rutina de cuidados corporales aumentará la efectividad de tu crema corporal. ¡Aprende cómo aplicarla y cuál es el mejor momento para ello!  

Para mantener su función protectora en buenas condiciones, la piel tiene dos funcionalidades diferentes durante el día y la noche. De día, activa el sistema de defensa, a través del cual protege al organismo de la acción de los radicales libres y los agentes externos. Por la noche, tiene lugar la fase de regeneración, durante el cual la piel se oxigena para reparar las posibles agresiones sufridas durante el día. 

Teniendo esto en cuenta, el mejor momento para aplicar tu crema corporal es por la noche: durante la regeneración celular absorberá mejor los beneficios del producto. Lo ideal es hacerlo después de una ducha para que la piel esté lo más limpia posible. 

Sigue nuestros consejos para aplicar tu crema corporal: 

  • Piernas: aplícala con movimientos circulares desde los tobillos hasta las rodillas, hasta que la crema se haya absorbido completamente. En los muslos, empieza por la zona externa de la cadera realizando movimientos circulares.
  • Glúteos: aplica con movimientos circulares y ascendentes hacia la cintura para facilitar la penetración de la crema corporal. 
  • Abdomen: realiza un masaje circular con ambas manos en el sentido de las agujas del reloj.
  • Pecho: aplica la crema corporal con un suave masaje desde el esternón hasta las axilas. En los senos, aplícala con movimientos circulares. 
  • Escote: empieza aplicando la crema hidratante desde el centro del escote y realiza movimientos ascendentes hasta los hombros. Procura que los movimientos sean suaves: la piel del escote es muy fina y delicada, por lo que puede irritarse fácilmente. 
  • Brazos: aplica tu crema hidratante con movimientos circulares desde los hombros hasta los codos y las muñecas. Céntrate en los codos: son una de las zonas de los brazos que más tiende a la sequedad excesiva. 

¿Qué es una loción corporal y para qué sirve?

Como la crema, la loción corporal es una emulsión hidratante, pero de textura más ligera y de rápida absorción. 

¿Cómo se usa una loción corporal?

El modo de aplicación de una loción hidratante corporal es igual que el de una crema corporal. Elegir entre una crema y una loción dependerá de tus gustos en cuanto a texturas.  

¿Cuál es la diferencia entre crema y loción corporal?

La principal diferencia entre la crema y la loción corporal se encuentra en su formulación. Ambas son una emulsión de agua y aceite, pero en el caso de la loción la cantidad de agua en la fórmula es mayor que la oleosa. Esto da como resultado una textura más líquida que se absorbe más rápidamente. 

¡Elegir entre una crema o una loción corporal dependerá de tu tipo de piel, tus gustos y tus necesidades!